Ejercitar la mente, un ejercicio que no debemos olvidar

Por Elena Rascón

A mediados del siglo XVIII La Revolución Industrial fue la primera transición masiva a nuevos procesos de fabricación que sacudió el mundo. Esta transición incluyó un cambio dramático, evolucionando los primitivos métodos de producción a mano a una producción masiva a través de maquinaria especial, fomentando mayor eficiencia y menos costo en muchos campos laborales (la industria textil fue de las primeras en utilizar métodos de producción modernos), básicamente substituyendo el trabajo humano por maquinaria. Este periodo de transición duro de aproximadamente de 1760 a 1840, causando la peor crisis económica para los trabajadores de su época, que se vieron desplazados por las máquinas.

Un fenómeno similar se esta presentado nuevamente con el creciente desarrollo de la Inteligencia artificial (AI) mientras los científicos se encuentran en una carrera desenfrenada por desarrollar nueva tecnología inteligente, y corporativos millonarios como UBER están ya invirtiendo grades capitales para crear automóviles que se manejen solos eliminado la necesidad de contratar fuerza de trabajo humana, en china ya existen Robots que cocinan y cantan canciones para entretener a los clientes, así como el uso popular de aparatos voladores conocidos como Drones, para enviar paquetes a domicilio, o la máquina que construye paredes colocando ladrillos en serie a una velocidad que por lo menos triplica la capacidad  humana para llevar a cabo la misma tarea.  A pesar de que estas maquinas aún tienen que ser programadas y atendidas por humanos, está contemplado que muy pronto puedan ser autosuficientes.

En un artículo presentado por Gallup, aproximadamente uno de cada cuatro trabajadores (26%) dicen que por lo menos es algo probable que su trabajo será eliminado por nueva tecnología, automatización, inteligencia artificial o robots dentro de los próximos 20 años. Aproximadamente uno de cada ocho trabajadores (13%) dicen que esto sucederá en los próximos cinco años.

Pero que significa esto para la muy aclamada fuerza de trabajo de los Millennials, un grupo generacional de carácter muy cambiante que en su mayoría no tiene estudios universitarios (2 tercios de esta población según los datos de Alternet.org). Una estrategia de sobrevivencia y para evitar ser arrastrado por esa onda que seguramente superará la mayoría de las industrias podría ser trabajar en un análisis, búsqueda y detección de  trabajos que son y serán más solicitados, especialmente en el área de tecnología (STEM) tales como Ingeniería en programación o carreras que aún con la tecnología serán difíciles de substituir como medicina y enfermería por ejemplo.

En este contexto, en donde los Millennials tiene un panorama de 40 años o más de trabajo laboral y sin un fondo de retiro, otra pregunta importante sería: ¿cuánto afectará el desarrollo de la inteligencia artificial el desarrollo de nuestro propia capacidad cerebral?, mientras esta tecnología inteligente se encuentra en la meca de los avances significativos, nosotros somos incapaces de tomarnos el tiempo de memorizar un numero telefónico, y nos acoplamos inmediatamente a los beneficios que la tecnología nos ofrece, y aunque evidentemente se capacitará un sector mínimo de la población que pueda laborar con esta nueva tecnología inteligente, eventualmente los escenarios en donde las computadoras dominarán el mundo, son menos ficción y mas realidad, será entonces Cuando el destino nos alcance, parafraseando la película Soylent Green.