El boxeo y sus beneficios cardiovasculares

Por Elena Rascón

Como muchos sabemos, el boxeo es un deporte de combate en el que dos personas usando guantes protectores tiran golpes el uno al otro por un lapso de tiempo predeterminado en un cuadrilátero o ring diseñado especialmente para este deporte. Al practicarse como competencia, el boxeo es supervisado por un árbitro sobre una serie de intervalos de uno a tres minutos llamados rounds. El resultado se decide cuando el árbitro considera que uno de los oponentes es incapaz de continuar, este árbitro quien también tiene el poder de descalificar a un boxeador por infringir una regla, suele tirar una toalla al ring para parar la pelea. En caso de que ambos peleadores obtengan la misma puntuación de los jueces, la lucha se considera un empate.

Aunque este deporte fue creado y dominado por el sexo masculino, los historiadores reportan que el boxeo femenino data desde los tempranos tiempos del siglo XVII en Londres, en donde Elizabeth Wilkinson se construyó el título de Campeona Europea. Y fue hasta 1920 que el profesor Andrew Newton creó el primer club de Box femenino a pesar de lo controversial que las peleas de box entre mujeres eran en ese tiempo. Desde entonces el boxeo femenino ha tenido sus altibajos en la historia de esta disciplina, y en los últimos años ha recuperado su popularidad en los gimnasios de élite, en donde las Milenials concilian su idea de ser fuertes e invencibles, además con la ventaja optima de bajar de peso.

Si, el boxeo proporciona grandes beneficios físicos, además ha sido uno de los más grandes deportes mentales que ayudan a mejorar los sentidos. De hecho, el boxeo es una forma ideal de ejercicio que equilibra mente, cuerpo y alma; no sólo ayuda a aumentar la talla muscular o la fuerza física, sino también ayuda a ganar fuerza mental. Generalmente las rutinas incluyen no solo ponerse los guantes y soltar golpes a una bolsa dura, es necesario trabajar muy fuerte en el acondicionamiento del cuerpo para alcanzar la fuerza y coordinación necesaria.

Por ejemplo, un entrenamiento básico de acondicionamiento incluye rutinas de trabajo de 90 minutos por lo menos, realizado de 3 a 5 veces a la semana con constancia y disciplina. En cada una de estas sesiones una parte necesita ser dedicada a trabajar estiramientos musculares antes de empezar a hacer tu rutina. El acondicionamiento de boxeo regularmente consiste en trabajar 20 minutos de abdominales y lagartijas, 20 minutos en una bicicleta estacionaria y luego 30 minutos de trote. La sesión podría terminar con 10 minutos de saltar la cuerda y 10 minutos de pelea con un saco de boxeo o, si es posible, con otra persona. Tan sólo los 60 minutos de ejercicio aeróbico (bicicleta, trote y cuerda) son un gran ejercicio para el corazón y los pulmones así como un ingreso de oxígeno para todos los músculos.

Aunado a esto, es indispensable cuidar la ingesta de proteínas saludables como pollo, pescado, huevo y mantequilla de cacahuate entre otras, así como de frutas, vegetales y por supuesto carbohidratos, además de grasas naturales. Recuerda que hacer ejercicio no es suficiente si no comes bien.

En resumen, el boxeo es una disciplina que te ayudará a tonificar el cuerpo entero y conseguir un excelente entrenamiento cardiovascular. Recuerda siempre consultar a tu médico para saber si tu cuerpo está en condiciones de incorporarte a una rutina tan estricta y si decides intentarlo, disfruta de todos sus beneficios.

Add Comment

Click here to post a comment

*