El impacto de la educación de los Latinos

Por Rosalío Mata

De acuerdo a encuestas del Pew Hispanic Center, nueve de cada diez jóvenes latinos sostienen que una educación universitaria es importante para tener éxito en la vida. Sin embargo, sólo la mitad de ellos planea obtener un título universitario. Hoy en día son más de 2.3 millones de estudiantes latinos los que están inscritos en las universidades estadounidenses en camino a obtener un título técnico o de licenciatura. Esto significa que el 35% de los jóvenes latinos, de entre 18 y 24 años, está inscrito en una institución de educación superior. En las últimas décadas, el número de estudiantes latinos que ha ingresado a la universidad ha venido aumentando estrepitosamente. Solamente, de 1996 a 2012, este grupo de estudiantes tuvo un incremento del 240%, muy por arriba de otros grupos como los afroamericanos (72%) y los blancos (12%).

La presencia de estudiantes latinos es por demás significativa en muchas de las universidades de los Estados Unidos. Incluso, en algunas universidades del sur del país los estudiantes latinos son mayoría. Como ejemplo: La Universidad Texas A&M International cuenta con alrededor de 7 mil alumnos, de los cuales el 94% son latinos; la Universidad de Texas – El Paso, de una población de 19 mil estudiantes, el 83% es latina; la Universidad Florida International, con 39 mil estudiantes, el 67% son latinos; o la Universidad California State – Los Ángeles en la que el 60% de sus 20 mil alumnos son hispanos.

Aunque el alto número de estudiantes hispanos inscritos en las universidades es esperanzador, finalmente, no es el registro sino la conclusión de los estudios universitarios y la obtención de un título lo que permita a los latinos alcanzar mejores condiciones económicas dentro de la sociedad estadounidense. En el año 2012, los jóvenes latinos obtuvieron 112 mil títulos de carreras técnicas y 140 mil títulos de licenciatura.

Si bien estos números han ido incrementando cada año, aún se encuentran por debajo de otros grupos, como los blancos (1.2 millones de títulos de licenciatura y 553 mil carreras técnicas) o los afroamericanos (165 mil títulos de licenciatura y 114 mil carreras técnicas). Además, los estudiantes latinos enfrentan mayores desafíos ya que son menos proclives a registrarse en estudios de tiempo completo y en títulos de licenciatura. Cerca de la mitad de los estudiantes latinos acuden a instituciones públicas o Community Colleges, que son de menor nivel académico.

Por otro lado, los altos costos de la educación universitaria juegan también un rol decisivo que afecta los planes educativos de la comunidad latina. En los últimos años, los costos de la educación superior han crecido exponencialmente y los apoyos financieros han ido disminuyendo. Conseguir financiamiento para la universidad es especialmente difícil para los latinos.

El 77% de los estudiantes latinos dice sentirse confundido al momento de solicitar becas y apoyos para financiar sus estudios. Por esa confusión y por la falta de información, en el ciclo escolar 2012, el 70% de los estudiantes latinos no recibió apoyos por no haber demostrado necesidad económica. Como consecuencia, los estudiantes hispanos tienden a solicitar menos ayuda y a recibir menos recursos para financiar sus estudios. Solo el 33% de los alumnos hispanos cuenta con una beca o un crédito, comparado con el 48% de la población afroamericana. Asimismo, el promedio de la beca de los estudiantes latinos es de $2,269. El más bajo entre todos los segmentos de la población. Uno de los principales motivos se debe a que padres y estudiantes latinos muchas veces son renuentes a adquirir deudas que saben que no podrán pagar.

A pesar de estas circunstancias, la educación de los latinos será vital para el crecimiento económico de los Estados Unidos porque los latinos son el segmento más joven y de más rápido crecimiento de toda la población norteamericana. Hoy en día, uno de cada cuatro estadounidenses menor de 18 años es latino y cada mes 66 mil jóvenes latinos alcanzan la mayoría de edad. Asimismo, la edad media de los latinos en el mercado laboral es de 27 años, diez años debajo de la media nacional.

Considerando que al día de hoy los latinos constituyen el 16% de todo el mercado laboral y que para el año 2025, uno de cada dos nuevos trabajadores será latino, este segmento de la población se encuentra idealmente posicionado para ocupar los puestos de trabajo que la generación previa de trabajadores dejará. Para el 2034, los hispanos representarán el 23% de todo el mercado laboral. Esta es una gran oportunidad para la comunidad hispana si desde ahora se comienza a trabajar en su capital humano.

Si bien los latinos representan ya una fuerza laboral notable en ciertos sectores de la industria estadounidense como el de la Construcción (27%), el Agrícola (23%), el de la Hospitalidad (22%) y el de Servicios (19%), es necesario impulsar la capacitación y formación de la fuerza laboral latina ya que muchos miembros de esta comunidad no se encuentran preparados para competir por los trabajos del futuro. Además, los beneficios económicos y las oportunidades para las personas con grados académicos serán mayores. Se prevé que para el 2020, el 65% de los 165 millones de empleos en los Estados Unidos requerirán al menos educación universitaria. Una mayor preparación permitirá tener una calidad de vida más alta y mayores niveles de participación cívica y política.

La mejor forma de garantizar que los jóvenes latinos estarán preparados para ocupar los trabajos del futuro es alentando a más jóvenes a que persigan una formación académica. Muchas de las profesiones de más rápido crecimiento, en las áreas de ciencia, tecnología e ingeniería, requieren de una mayor especialización académica por lo que es necesario cultivar el interés de los jóvenes latinos para incursionar en estas ramas.

De acuerdo a estadísticas del Departamento del Trabajo, actualmente, los latinos ocupan solo un 6% de los trabajos en las áreas de ciencia, tecnología e ingeniería. Además, en el 2013, solo el 9% de los títulos en estas áreas fue otorgado a estudiantes latinos. Esto es un problema ya que para el 2022, se estima la creación de un millón de nuevos empleos en estas ramas y si los jóvenes latinos no están capacitados estos empleos irán a otros segmentos de la población.

Las cinco carreras en las que los latinos perciben los mayores ingresos en la actualidad, de acuerdo al estudio “Hispanos: Carreras e Ingresos” de la Universidad de Georgetown, son: Ciencias farmacéuticas ($90 mil dólares anuales), Ingeniería Química ($75 mil dólares anuales), Ingeniería Eléctrica y Mecánica ($73 mil dólares anuales), Ingeniería Civil ($69 mil dólares anuales) e Ingeniería en Computación ($67 mil dólares anuales).

Ante los vertiginosos cambios en el mercado laboral, la comunidad latina puede jugar un papel esencial en el fortalecimiento de la competitividad laboral de los Estados Unidos en los próximos años si cuenta con las herramientas y oportunidades apropiadas. Educación de calidad desde edades tempranas, programas de liderazgo, mentores, programas de retención estudiantil, entre otras medidas, son fundamentales para empoderar a la comunidad latina, incrementar los salarios y las oportunidades de trabajo. Las nuevas organizaciones se verán fortalecidas por el talento y la creatividad de la juventud latina.