Home » El NAFTA no ha muerto

El NAFTA no ha muerto

El intercambio de caricias epistolares entre el próximo presidente mexicano y el propio Trump generaron un nuevo impulso a las negociaciones. Si bien la versión oficial de un hipotético acuerdo –que tiene como fecha límite Labor Day (el 3 de septiembre) --, seguramente se mantendrá en el ámbito comercial, ha estas alturas parece claro el meollo de la discusión:

Junto con su (aún) imaginario muro fronterizo, la cancelación inmediata del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, “el peor acuerdo comercial de la historia de la humanidad” fue la principal bandera electoral que permitió a Donald Trump entrar a la Casa Blanca. Y sin embargo, a casi dos años de distancia, el tan nombrado NAFTA sigue el eje central en la relación entre Canadá, México y Estados Unidos.

El intercambio de caricias epistolares entre el próximo presidente mexicano y el propio Trump generaron un nuevo impulso a las negociaciones. Si bien la versión oficial de un hipotético acuerdo –que tiene como fecha límite Labor Day (el 3 de septiembre) –, seguramente se mantendrá en el ámbito comercial, ha estas alturas parece claro el meollo de la discusión:

En esencia Trump quiere dos cosas:

(1) Desplazar un importante segmento de la “industria automotriz mexicana” de regreso al Rust Belt que le dio los votos que necesita para sobrevivir en noviembre. De conseguirlo, de un plumazo nivelaría los números del “brutal déficit comercial” en la relación comercial entre ambos países y

(2) El compromiso del gobierno mexicano de servir como una especie de amortiguador a la migración e hipotéticas infiltraciones terroristas desde Centro America, una de las regiones con mayor descomposición social y violencia de todo el mundo.

Esta por verse que ofrece a cambio. Salvo, quizás, sacar a sus contrapartes de su lista de enemigos favoritos en twitter.

Please follow and like us:
Pin Share

Recent Comments

No comments to show.
RSS
Follow by Email