La importancia de mantener una buena postura

 Por Elena Rascón

Desde la adolescencia escuchamos que una buena postura es esencial para mostrar seguridad en uno mismo, y como pasa el tiempo, sin darnos cuenta, frecuentemente nos olvidamos de esto y en el transcurso de nuestras vidas vamos adquiriendo algunos malos hábitos que como resultado nos crean un problema de salud del que con mucha frecuencia, no nos damos cuenta.

¿Qué es la postura?

Aunque con frecuencia pensamos que la postura tiene que ver solo con la posición de la espalda en relación con el sostenimiento de la cabeza, en realidad la postura es la posición en la que sostenemos nuestro cuerpo mientras estamos de pie, sentados o acostados. Una buena postura es la alineación correcta de las partes del cuerpo apoyada por una respiración correcta  y la contracción muscular que ayuda a mantener en línea la espina dorsal.

Por lo regular no nos preocupamos por tener una postura normal, este es el trabajo directo de ciertos músculos que actúan sin que nosotros tengamos directamente que pensar en ello. Varios grupos musculares; principalmente los músculos postulares, son críticamente importantes para mantener una buena postura. Mientras que los ligamentos ayudan a mantener el esqueleto juntos, estos músculos posturales, al funcionar correctamente, impiden que las fuerzas de la gravedad nos empujen hacia delante. Los músculos posturales también mantienen nuestra postura y equilibrio durante el movimiento.

Beneficios de una buena postura

En principio nos ayuda a pararnos, caminar, sentarnos y acostarnos en posiciones que ponen el menor esfuerzo al apoyar los músculos y los ligamentos durante el movimiento y las actividades de carga de peso. Una postura correcta nos ayuda a mantener los huesos y las articulaciones en la alineación correcta para que nuestros músculos se usen correctamente, disminuyendo el desgaste anormal de las superficies de las articulaciones que podrían resultar en artritis degenerativa y dolor en las articulaciones.

Consecuencias de la mala postura

Una postura deficiente puede llevar a una tensión excesiva en nuestros músculos posturales e incluso puede causar que se relajen, cuando se mantienen en ciertas posiciones durante largos períodos de tiempo el resultado inmediato puede ser desarrollar dolores intensos de espalda, entre mas se debiliten los músculos posturales el cuerpo será más propensos a lesiones y dolor de espalda.

Los factores mas comunes que contribuyen a la mala postura son el estrés, la obesidad, el embarazo, la debilidad de los músculos posturales, los músculos anormalmente apretados, y los zapatos de tacón alto, así como una postura de trabajo incorrecta.

¿Puedo corregir mi postura?

Si, sin embargo, los problemas posturales de larga duración normalmente tomarán más tiempo para rectificarse ya que con frecuencia las articulaciones se han adaptado a tu postura pobre desde hace mucho tiempo. El primer paso es tomar consciencia de tu propia postura y saber cual es la postura es correcta. Una vez que se ha recocido que se tiene una postura pobre, es necesario re-educar al cerebro para hacerlo conciente y estar dispuesto a involucrar mucha práctica para poder lograr un cambio significativo.

Es muy recomendable tomar una clase de yoga, cualquier tipo es bueno porque todas las clases de yoga tienen como objetivo motivar la función propia del cuerpo apoyado por la respiración, cada vez que se practique esta disciplina, esto será un recordatorio del trabajo que necesita tu cuerpo poder regresar a una postura sana.

Otra opción es consultar a un médico quiropráctico, ellos poseen técnicas de alineamiento de la columna vertebral que puede ayudarte a obtener la postura adecuada, incluyendo la recomendación de ejercicios para fortalecer los músculos posturales principales. Un médico quiropráctico puede ayudarte a elegir posturas apropiadas durante tus actividades, ayudando a reducir cualquier riesgo de lesión.

Sólo pocas personas tienen una comprensión real de la importancia y la necesidad de una buena postura. Pensar en involucrar tiempo y esfuerzo en algo que consideramos tenemos ganado y gratis como la postura puede ser un error, porque tarde o temprano  la consecuencia inevitable de dolores de espalda se presentaran y entre mas dañado este nuestro cuerpo mas difícil será restablecerlo. Si tienes ya un problema crónico de dolor de espalda, buscar ayuda profesional.