México 206

Como en buena parte de los países latinoamericanos, en México Septiembre es “el mes de la patria”. A 206 años del inicio de la gesta de independencia nacional, los mexicanos celebrarán este 2016 a los héroes de su historia y el orgullo de su identidad nacional. Definida primero como el deslinde del imperio Español, la independencia de México ha estado siempre bajo la sombra del “imperialismo yanqui” y el peso de una relación de alto contraste.

En un momento histórico en el que los dos países viven enormes desafíos a las inercias de las últimas décadas, la relación binacional podría cambiar radicalmente a consecuencia del proceso de sucesión presidencial de ambos países. Primero en el norte, con la posibilidad real de un triunfo de Donald J. Trump, y luego, casi de inmediato, el proceso de relevo sexenal mexicano en un escenario de profunda debilidad institucional y creciente descontento social, que bien podría capitalizar el tres veces candidato, Andres Manuel López Obrador.

Las fiestas patrias mexicanas se celebran, por supuesto, a ambos lados del imaginario muro fronterizo del señor Trump. La fuerza de los valores y las raíces culturales mexicanas respaldan el dinamismo económico de buena parte de las comunidades Latinas en Estados Unidos y también a enormes segmentos de una sociedad mexicana con hambre de prosperidad, seguridad y honestidad.

Así, después de los tequilas, antojitos y música de mariachi de este septiembre, los Mexicanos y los Mexicans podrán asumir el rol central que les corresponde en la definición de su futuro.