Qué hacer y qué no al momento de una detención

Por Constanza Soria

Los inmigrantes indocumentados de todas nacionalidades – se cree erróneamente que sólo los latinos suelen estar en Estados Unidos sin permiso-, viven por lo general asustados con el fantasma de una posible deportación. Al no haber sido repatriados durante varios años, con frecuencia han comprado casas, carros, y adquirido bienes materiales para su vida cotidiana,  sin embargo,  ante los cambios en las políticas migratorias de la reciente administración, las posibilidades de una deportación son mayores.

Es importante recordar que aún en caso de ser indocumentadas, las personas tienen derechos, y es  necesario saber cuáles son éstos en caso de que las autoridades te busquen ya sea en tu casa, en tu trabajo o te aborden en la calle.

La primera recomendación desde luego es mantener la calma tratar de pensar con serenidad y no ponerte nervioso,  no se debe tratar de escapar u oponer resistencia a la detención, sin embargo, si esta en tu casa no estás obligado a abrir la puerta, a menos que te muestren una orden  de detención que tenga tu nombre, es fundamental constatar que está firmada por un juez.

En caso de que te muestren ese documento proporciona tu nombre y datos verdaderos, no utilices nombres falsos y mucho menos entregues documentos falsos, porque eso puede agrabar tu caso, recuerda que tienes derecho a no informar sobre tu estatus migratorio.

Tienes derecho a permanecer callado, la ley establece que puedes hablar con tu abogado o a tu consulado para que te asesoren y de ser posible con ambos.

En caso de tener alguna enfermedad o padecer de alguna condición médica que necesite cuidados especiales, tienes derecho a que esta atención en materia de salud te sea proporcionada, debes informar inmediatamente a las autoridades para que tomen las medidas necesarias y no se interrumpa el tratamiento médico o los cuidados que necesites para que no se deteriore tu salud.

Es fundamental que no firmes ningún documento sin leerlo, sin que lo entiendas a la perfección y sin haber consultado con tu abogado acerca  el contenido de los mismo por las repercusiones que podría tener a futuro. Nadie puede obligarte a firmar documentos que no entiendas o cuya información no corresponda a la realidad de tu caso.

Una de las consecuencias más dramáticas de los casos de deportación es la separación de familias, la imposibilidad de saber cuándo volverán a verse los miembros de una familia, en caso de que algún miembro sea devuelto a su país de orígen,  pero sobretodo,  lo más preocupante es la suerte que pueden correr los hijos,  mucho más cuando son pequeños y dependen de los padres para poder subsistir.

En caso de detención es importante que avises a las autoridades si tienes hijos menores, cuyo cuidado depende de ti. En el caso de los hijos de padres mexicanos, es aconsejable que los lleven registrar también al consulado más cercano, dado que tienen derecho a la doble nacionalidad.

Si crees estar en riesgo de ser repatriado pon atención sobretodo en traer contigo tu cartera con documentos auténticos, con los que puedas comprobar tu identidad, puede ser la matrícula consular, la licencia de manejo o tu pasaporte.

Se recomienda también hablar con la familia y platicar acerca de quién puede hacerse cargo del cuidado y la educación de los hijos mientras se sabe el fallo y se conoce cuál va ser el futuro de la persona que podría ser deportada, y en caso de que así suceda, tener un plan a seguir acerca del futuro de los pequeños.