Venezuela, de espaldas a la Convención sobre los Derechos del Niño

Por Astrid Gámez*

Para quienes trabajamos en el campo de la protección de la infancia y adolescentes es bastante frecuente escuchar, hablar y discutir sobre los derechos y las leyes que los protegen. Es impresionante observar como políticos, dirigentes y hasta los propios que se hacen llamar “activistas por los derechos humanos” luchan, marchan y abogan por los problemas que afectan a este colectivo, pero muy pocos han sido los que directamente se han enfocado en citar la Convención sobre los Derechos del Niño y pedir que los Estados Partes la cumplan y que los niños, niñas y adolescentes sean tratados con el respeto y dignidad que ameritan.

Comencemos por decir que la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN) es el tratado internacional de la Organización de Naciones Unidas (ONU) que reconoce los “derechos humanos” básicos de los niños, niñas y adolescentes. Fue adoptada por la ONU en noviembre de 1989 y define al niño en el Articulo 1 como “todo ser humano menor de 18 años de edad”.

La Convención también establece que los Estados partes respetaran y velaran que se cumpla todo lo en ella previsto y que cada gobierno debe esforzarse y poner todos los medios para asegurar que los derechos de los niños, niñas y adolescentes se ejerzan.

La situación de Venezuela, la cual es cada vez mas compleja. No sólo se trata de escasez de medicinas y alimentos, inseguridad de la cual nadie esta exento, violencia y desigualdad de fuerzas de lucha, sino, sobre todo, de la violación sistemática de los Derechos Humanos.

Este es justamente el punto al que quisiera referirme, haciendo énfasis en la violación de los derechos de los niños, niñas y adolescentes quienes por ley y derecho deben de estar protegidos por el Estado, el cual paradójicamente en Venezuela, es el que los esta agrediendo y faltando al respeto continuamente. Es preocupante que, en los últimos años el gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, no se esté honrando el compromiso señalado en dicha Convención y del cual forma parte desde 1990.

Cabe destacar que desde el 4 de febrero de 2014 cuando comenzaron las protestas en las calles de Venezuela, el Estado a violado mas de 24 artículos de la Convención (2, 3, 4, 5, 6, 12, 13, 14, 15, 16,17, 19, 20, 23, 24, 25, 27, 28, 29, 32, 33, 34, 36, 37, 39, 40, 44) y aun más preocupante es que el abogado venezolano José Ángel Rodríguez Reyes ocupe una de las vicepresidencias del Comité de los Derechos del Niño, cuando en ningún momento expone las graves violaciones que se cometen en nuestro país. Este organismo, está conformado por expertos independientes de 18 países que se deben encargar de monitorear y supervisar la aplicación de la Convención por los Estados Partes.

El Centro Comunitario de Aprendizaje (CECODAP), Prepara Familia y otras organizaciones de sociedad civil venezolanas presentaron un informe del impacto de la crisis política y económica de Venezuela en la niñez y adolescentes durante el periodo 163 de sesiones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) realizado en Lima, Perú en mes de julio del presente año.

Durante la reunión, Carlos Trapani, Coordinador General de CECODAP, Katherine Martínez representante de Prepara Familia y Judith Bront, madre venezolana que perdió a su hijo por contaminación hospitalaria explicaron como los derechos básicos (salud, educación y protección) de los niños, niñas y adolescentes han sido vulnerados por la crisis que se vive actualmente en el país. En la intervención de Katherine Martínez manifestó que “los niños y niñas en Venezuela están condenados a muerte”. Martínez también hizo referencia que en los hospitales en Venezuela los pacientes no tienen acceso a medicinas y han llegado a suspender trasplantes por falta de insumos médicos.

Al finalizar el periodo de sesiones, Francisco Eguiguren, presidente de CIDH manifestó que el comité recibió “información muy preocupante” acerca del impacto de la crisis política y económica de Venezuela en los niños del país.

Por otra parte en el año 2016, el Informe Epidemiológico del Ministerio de Salud publicado por el Ministerio del Poder Popular para la Salud (MPPS) reportó la muerte de 11.466 neonatos, un 32.12% más que el año anterior. Dicho informe señala que las causas mas frecuentes de mortalidad son: la sepsis neonatal, casos de neumonía, enfermedad de la membrana hialina y el nacimiento prematuro derivado por diferentes causas tales como embarazo precoz, mala alimentación y poco controles en la gestación. Vale destacar que la ministra para la Salud de Venezuela Antonieta Caporale fue destituida de su cargo después de difundir las cifras de salud en el informe mencionado.

De acuerdo a estudios realizados por Caritas Venezuela entre octubre y diciembre de 2016, 52% de los niños monitoreados presentaron un tipo de déficit nutricional y el 25% mostraron alguna forma de desnutrición aguda en cuatro de los principales estados de la nación: Distrito Capital, Miranda, Vargas y Zulia.

La crisis que vive Venezuela tiene un claro reflejo en el colapso de los hospitales infantiles del país. Por ejemplo, en el hospital infantil J.M. de los Ríos de Caracas, centro publico de referencia nacional, la falta de medicamentos, los cortes de luz/agua y la escasez de alimentos se han traducido en fallecimientos de pacientes.

Otro problema que está afectando a los niños, niñas y adolescentes en Venezuela es la violencia. De acuerdo al Observatorio Venezolano de la Violencia, Venezuela es el país con mas homicidios en el mundo después de Honduras. El Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal (CCSPJP, 2016) señala en su informe que 3 de las ciudades mas peligrosas en el mundo están en Venezuela (Caracas, Maturín y Valencia).

En los arrestos que se realizaron durante las marchas pacificas que comenzaron en abril y duraron hasta agosto del presente año se reporto la detención de 410 menores, los cuales fueron sometidos a torturas y tratos crueles e inhumanos por parte de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y 20 menores entre 13 y 17 años de edad fueron asesinados injustamente por efectivos de la fuerza de seguridad.

La crisis en la que vive el país también a golpeado al sistema educativo. La Federación Venezolana de Maestros estima que diariamente entre 30 al 40% de los maestros abandonan las aulas para hacer colas en busca de comidas y medicinas. La asistencia de los alumnos también se ha visto afectada ya que los niños ya no reciben el almuerzo en las escuelas y muchos tienen que acompañar a sus padres/madres hacer largas colas para adquirir alimentos y/o medicinas. La Red de los Derechos Humanos de Niños, Niñas y Adolescentes (REDHNNA) reporto que debido a muertes violentas que se han registrado en algunos centros escolares del país, ha sido motivación para promover y la defensa de los derechos del niño en Venezuela y rechazar categóricamente la creciente e intensa violencia que se ha agudizado en los últimos meses en el país.

Ver, escuchar y verificar – de manera independiente, con nuestras propias fuentes, y a través de las redes de comunicación – que los derechos de NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES VENEZOLANOS están siendo violados me motivo a recurrir a la Organización de Estados Americanos (OEA) para informar sobre lo que sucede y para obtener asesoría sobre los pasos a seguir para llevar esta denuncia ante organismos internacionales.

Como ciudadana norteamericana tengo el derecho de pedirle a mis representantes en el senado que levanten la voz por mis preocupaciones. Así, que he comenzado el proceso de presentar una carta a los Senadores del Congreso de los Estados Unidos de Norte América que conforman el Comité de Política Internacional explicándole la situación que están sufriendo los niños de Venezuela y que mantenga el problema en sus agendas.

Con este breve, pero conciso panorama, de la situación venezolana en relación al respeto y cumplimiento de los derechos humanos en los niños, considerados estos como toda persona menor de 18 años concluimos lo siguiente:

– Mirando las estadísticas de las muertes y maltratos en las manifestaciones de calles y pacificas realizadas durante el primero y segundo trimestre figuran un significativo número de menores.

– La situación de escasez e inflación impide la provisión adecuada de bienes, alimentos y medicinas a los hogares e instituciones de salud.

– Males como la desnutrición lleva al educando a ausentarse de las aulas.

– La ardua búsqueda de alimentos y/o medicinas tarea en la que participan de manera casi obligada impide el cumplimiento de horarios y disminuye la productividad.

Venezuela atraviesa la crisis socioeconómica mas grande de su historia, y eso se ve reflejado en la población infantil que esta formada por 9,960,553 niños, niñas y adolescentes que representan el 32.1% de la población del país los cuales no están siendo protegidos ni tampoco se cubren sus necesidades básicas de alimentación, salud, educación y seguridad y por lo tanto, sus “derechos intrínsecos a la vida” están siendo violados.

Irónicamente debemos recordar que el pasado mes de abril se celebraron los 17 años de la entrada en vigencia de la Ley Orgánica para la Protección del Niño, Niña y Adolescente (Lopnna) la cual es el instrumento fundamental que ampara los derechos de a infancia en Venezuela y el régimen de Nicolás Maduro siente un orgullo y manifiesta que es la mejor ley de protección infantil que existe en el mundo.”

La realidad de Venezuela sigue siendo crítica y necesita con urgencia que se abra el canal humanitario es por eso que seguiremos tocando puertas de las diferentes instituciones internacionales llevando el mensaje que los derechos de los niños, niñas y adolescentes venezolanos están siendo violados por el régimen de Nicolás Maduro.

“Venezuela pronto serás libre y tus hijos volverán a vivir en DEMOCRACIA”

*Obtuvo M.A. en Prevención y Tratamiento de la Violencia Familiar, Niños y Adulto Mayor de la Universidad de Barcelona, España y un B.A. en Psicología y Trabajo Social con certificación en Bienestar Infantil de la Universidad George Mason en Virginia. Es la fundadora y Directora Ejecutiva de Family Services Network, una organización sin fines de lucro con sede en Reston, Virginia, Estados Unidos; cuya misión es capacitar a las familias para criar niños sanos y seguros.
Ha dedicado los últimos 20 años a servir en las comunidades locales del Norte de Virginia y el área metropolitana de Washington, D.C. implementando programas de desarrollo infantil incluyendo: ACT-Raising Safe Kids; ABC Learn & Play Developmental Playgroup y “A Quien Se Lo Digo”.

Add Comment

Click here to post a comment

*