Home » Animales que se automedican utilizando plantas o insectos

Animales que se automedican utilizando plantas o insectos

Leonardo Huerta Mendoza / Myriam Nuñez

Desde hace tiempo, los biólogos y otros científicos han observado en la naturaleza que algunas especies de animales se automedican utilizando plantas.

Aunque entre los grandes simios se conocen muchos casos de automedicación, la mayor parte de los estudios sobre los primates está relacionada con el consumo de plantas para combatir parásitos intestinales, si bien algunos reportes recientes refieren aplicaciones de hojas de árboles y plantas y de algunos artrópodos en la piel.

Hasta ahora, sin embargo, la aplicación de insectos en las heridas de una especie de chimpancés no se había reportado.

En la edición del 7 de febrero de 2022 de la revista Current Biology se publicó el trabajo de un grupo de investigadores de la Universidad de Osnabrück, en Alemania, en el que reportan las primeras observaciones de chimpancés aplicándose insectos en sus heridas abiertas en el Parque Nacional Loango, en la comunidad de Rekambo, en Gabón.

Desde noviembre de 2019 a febrero de 2021, los investigadores observaron 76 heridas abiertas en 22 chimpancés. De estos, en 19 casos los chimpancés se aplicaron un insecto en sus propias heridas.

Después de capturar cierto insecto, lo inmovilizan entre los dedos o entre los labios, se lo aplican en la superficie de su herida abierta y lo restriegan con los dedos o con los labios. Por últimosacan el insecto de la herida con la boca o con los dedos y lo desechan.

Aunque la especie del insecto no ha sido identificada, aparentemente son insectos con alas, dado el rápido movimiento que los chimpancés hacen para capturarlos. Se calcula que miden unos cinco milímetros de largo y que son de color oscuro.

Suzze

A mediados de noviembre de 2019, observaron que Suzee, una hembra adulta, capturó un insecto y lo aplicó a la herida —que medía unos dos centímetros de largo— en el pie de su hijo adolescente. Poco después, con la boca sacó el insecto de la herida y lo volvió a aplicar dos veces más. Este fue el único caso de curación de una herida de otro individuo en que estuvo involucrada una madre.

Casi un año después, el 20 de octubre de 2020, observaron que Carol, otra hembra adulta, estaba lamiendo la herida de unos cinco centímetros de largo en la cadera de Littlegray, un macho adulto. Carol capturó un insecto que el chimpancé herido tomó con sus dedos, se lo llevó a los labios y después se lo aplicó a su herida. Carol y Thea, otro macho adulto, quitaron el insecto de la herida de Littlegray.

Ngonde, otro macho adulto, no se quiso quedar atrás, y se acercó al grupo y sacó el insecto de la herida y se lo llevó a los labios para volver aplicarlo a la herida.

A finales de enero de 2021, Arnold, otro macho adulto, capturó un insecto que se puso entre los labios y después lo aplicó a una herida que Littlegray tenía en el pulgar de su mano derecha.

“Es muy interesante este descubrimiento porque nunca se había visto que los chimpancés se aplicaran insectos en la piel de manera aparentemente medicinal, dice el doctor del Instituto de Investigaciones en Matemáticas Aplicadas y en Sistemas (IIMAS) Gabriel Ramos Fernández, especialista en el surgimiento de patrones complejos en sociedades de primates no humanos.

Sin embargo, agrega, no es el primer caso que se conoce del empleo de insectos por los chimpancés; un ejemplo clásico, aunque no medicinal, es el uso de herramientas, como una vara que se mete en el nido de las termitas y al sacarla está cubierta de insectos, que se comen de inmediato.

“Utilizar la vara como herramienta es un rasgo cultural que presentan algunas poblaciones de chimpancés; en esos grupos, los jóvenes aprenden a usar la ramita conforme van creciendo, lo que muestra un comportamiento que se puede aprender y heredar a las siguientes generaciones como un rasgo cultural”.

Las primeras imágenes

“En este caso, los investigadores cuentan con muchas observaciones de individuos atrapando insectos al vuelo y aplicándoselos ellos mismos en sus heridas”, dice el académico.

“Cuando Alessandra Mascaro, la primera autora del artículo, era voluntaria en un proyecto de observación de chimpancés en Gabón, país del occidente de África, casi por casualidad observó que un chimpancé se aplicaba un insecto en una herida. A partir de ese caso, los investigadores filmaron cualquier ejemplo de individuos heridos y lo que hacían con su herida”.

El investigador señala que todo sugiere que el insecto tiene alguna propiedad, ya sea para disminuir el dolor, para desinfectar la herida o para hacerlos sentir mejor. “Lo siguiente será ver qué tipo de insectos son, sus propiedades y si se les puede comprobar alguna propiedad medicinal”.

Aunque es un ejemplo muy interesante, agrega el investigador, no es la primera vez que se observan ni el uso de insectos ni la automedicación en animales. Hay muchos ejemplos de automedicación en el mundo animal.

“Que los animales ingieran alguna planta para curarse de algún problema lo podemos ver hasta en nuestro perro que cuando se siente enfermo de la panza por algo que le hizo daño, pues come pasto para curarse, lo que le sirve para aliviarse de algún problema digestivo. Y algunas hormigas utilizan plantas como antibióticos”.

En el caso de estos chimpancés —a diferencia de las hormigas o incluso de los perros, en los que pudiera ser algo innato y, por lo tanto, sujeto a selección natural—, es algo aprendido, algo que el individuo aprendió a hacer, quizá por prueba y error.

Sería muy interesante saber cuál fue el primer individuo al que se le ocurrió ponerse un insecto en una herida. ¿Cómo se le ocurrió?, se pregunta Gabriel Ramos.

“En todo caso, una vez que se echó a andar este comportamiento, los demás miembros del grupo fueron aprendiéndolo. En los videos se observa que no sólo se aplican el insecto a sí mismos sino también a otros, en particular a los jóvenes”.

Otra pregunta interesante es qué propiedades tienen estos insectos, ya sea por su sabor o por su olor, que fueron relacionados con el dolor de la herida. ¿Cómo se dieron cuenta de que una planta con cierto olor o sabor amargo es precisamente la que va a curar de algún problema digestivo si se ingiere?

“No sabemos qué es lo que tienen estos insectos para que al primer chimpancé se le ocurriera meterse uno en la boca y aplicarlo a la herida. No sabemos qué lo llevó a hacer eso y, por lo tanto, darse cuenta de que era beneficioso para la herida”.

Empatía entre los chimpancés

Se dice que un comportamiento es prosocial porque es benéfico para otros o en pro del otro. “Es un aspecto muy importante porque no es algo tan automático como sentir dolor en la pierna y aplicarme un insecto para quitarme el dolor; este es un caso diferente porque hay otro razonamiento, probablemente porque el chimpancé se está poniendo en los zapatos del otro. Al ver que tiene una herida, de alguna manera comparto su dolor; entonces, hago lo que me ha funcionado en mi propia herida, pero ahora en la de él o en la de ella”, dice el profesor Ramos Fernández.

Ponerse en los zapatos del otro

“Lo de ponerse en los zapatos del otro es uno de los grandes pasos que se ha postulado que dio el ser humano o los ancestros homínidos de los humanos para poder formar sociedades complejas en las que podemos cooperar; cuando siento dolor, me pongo este insecto en el lugar del dolor, pero ahora voy a ponérselo a otro porque sé qué está sintiendo”, dice.

“Lo de ponerse en los zapatos del otro es precisamente la empatía, que favorece que vivamos en grupos de manera más armónica”.

Proteger estos rasgos culturales

“Es importante resaltar que estas poblaciones de chimpancés están en peligro de extinción, y precisamente porque han desarrollado estos rasgos culturales debería aumentar su valor en términos de lo que podemos aprender de ellos y, por ende, de nosotros mismos”, dice el académico. “Aunque debemos conservar cualquier población de chimpancés, es importante conservar por sí mismos ciertos rasgos culturales de algunas poblaciones”.

“En México es muy importante preservar los idiomas que se hablan en las diversas regiones del país. Bueno, pues en los animales es lo mismo: la misma especie puede tener diferentes comportamientos en cada población, y esa diversidad cultural es importante, pues nos puede enseñar muchas cosas. También deberíamos razonar sobre eso”, finalizó el profesor del IIMAS.

Please follow and like us:
Pin Share

Recent Comments

No comments to show.
RSS
Follow by Email