Home » La Carta Democrática de la OEA y Venezuela

La Carta Democrática de la OEA y Venezuela

La carta democrática Interamericana de la Organización de Estados Americanos es instrumento que proclama el fortalecimiento y preservación de la institucionalidad democrática, estableciendo que la ruptura/alteración del orden democrático, al afectar a algún estado miembro constituirá un obstáculo para la participación de dicho gobierno en las diversas instancias de la OEA.

Por Jorge M. González

Arturo Uslar Pietri (1906-2001), escritor y político venezolano, comentó en 1998: “Chávez es un oportunista. … No creo que tenga ninguna propuesta seria… ni que esté en condiciones de dirigir una transformación positiva de Venezuela…”.

Dos años después, refiriéndose a una alocución del entonces presidente, diría: “¿Chávez? Un delirante, ignorantísimo… que cantidad de disparates dijo y con qué arrogancia. Este es un país muy infortunado.”
El militar colombiano Luis Villamarín escribió: “Venezuela cayó en el error histórico de elegir como presidente a un bocón, irrespetuoso, maleducado, chabacán y sin modales …” quien gobernó al país rodeado de su mitomanía y megalomanía. Convirtió la mentira en “política nacional.” Errores económicos, extrema corrupción, casi total destrucción de agricultura, educación, industria y la total dependencia del mal manejado petróleo, llevaron al país al abismo.

Hoy, Venezuela es gobernada por individuos que descaradamente mienten y reprimen a quienes disienten. La falta de alimentos y medicinas se agudiza día a día. Filas de personas frente a mercados y farmacias son prueba fehaciente.
Acostumbrarse a tanta mentira, parece haber convertido a Venezuela en país de mentirosos. Según un amigo, quien aún lucha y sobrevive en el país: “Cada vez que nos topamos con alguien, le respondemos…: ¡Gracias, bieeen!, y nos brindamos amplias sonrisas.” Este intercambio es tan solo una fórmula, y “…la respuesta rara vez es sincera. … uno se mira a los ojos y descubre en ellos su propio, disimulado dolor. … todos sabemos, a nadie le va bien. …”

En días pasados mientras Maduro encadenaba televisión y radio : “… escupiendo su veneno en todos los canales, … [descubriendo] …por centésima vez un ‘apenas impedido magnicidio’, [repartiendo] … excrementos verbales sobre adversarios políticos, los medios y los Estados Unidos.”

En ese momento, unos cien uniformados de la policía del régimen destrozaban las puertas de la Alcaldía Mayor para llevarse sin orden de detención, ni presencia de fiscal, entre maldiciones y empujones, al democráticamente reelecto Alcalde Antonio Ledezma.” Seguro seguirán otros líderes opositores. Leopoldo López y varios estudiantes, entre otros, llevan meses detenidos sin pruebas.

La Democracia en Venezuela no es más que una fachada. Gobiernos y personalidades quienes otrora se beneficiaron del dinero venezolano, quizás hoy se deslindan del régimen, pero dicen poco o nada ante sus excesos y arbitrariedades. El destacado abogado Venezolano Asdrúbal Aguiar ha solicitado formalmente a la OEA activar la carta Interamericana en Venezuela.

Finaliza su petición con palabras de Nelson Mandela (1918-2013): “Si no hay comida cuando se tiene hambre, si no hay medicamentos cuando se está enfermo, si hay ignorancia, y si no se respetan los derechos elementales de las personas, la democracia es una cáscara vacía, aunque los ciudadanos voten y tengan parlamento.” ¿Servirá de algo?

ONU preocupada por uso de militares para controlar el orden público en Venezuela

La oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos expresó hace unos días preocupación por el eventual uso de las fuerzas armadas para controlar las manifestaciones y asambleas públicas en Venezuela.
El portavoz de esa agencia, Rupert Colville, subrayó en Ginebra que la participación de militares para imponer el orden público sólo debe ser excepcional para responder a situaciones de emergencia y cuando haya necesidad de apoyar a la policía civil.

En esos casos, la salida de soldados a las calles debería ser temporal y esos efectivos actuar bajo mando civil, aclaró Colville.

“Urge al gobierno de Venezuela a abstenerse de utilizar a los militares para controlar manifestaciones públicas y a adherirse en todas las circunstancias a los principios básicos de la ONU y lo establecido en su propia Constitución sobre el uso de armas de fuego a manos de la policía”, agregó el vocero.
Colville también recordó al gobierno que en línea con las normas internacionales, el uso de la fuerza letal debe ser de último recurso, de acuerdo a la proporcionalidad y en situaciones inevitables que impliquen proteger una vida.

Please follow and like us:
Pin Share

Recent Comments

No comments to show.
RSS
Follow by Email