Home » Niños desvelados no son problema joven

Niños desvelados no son problema joven

Por Constanza Soria

Hemos tratado en También somos Americanos el tema de la privación del sueño y los trastornos de salud y calidad de vida que este problema, cada vez más extendido causa en la población adulta, sin embargo, la falta de sueño también afecta a una gran porción de la población infantile de este país.

No obstante que los problemas de sueño en infantes y niños pequeños es mucho más frecuente de lo que se piensa, no es facilmente detectable. Por principio, el acelerado ritmo de vida de los padres puede hacer que no se ponga mucha atención en las necesidades de sueño de los hijos, y lo más peligroso aún es que por la imposibilidad de comunicación verbal, los padres no lo pueden detectar a tiempo.

La primera infancia es una etapa fundamental en el desarrollo de todos los seres humanos, el cerebro está en constante actividad, y su plasticidad maravillosa hace que los bebés y niños aprendan una enorme gama de habilidades que les va a permitir desarrollarse durante todos los años de su vida.

Hablamos de que el cerebro en los primeros años de vida absorbe una cantidad de información como no lo hará en los años posteriores, desde aprender el lenguaje que será su primera lengua, y en algunos casos dos o tres idiomas a la vez, -cuando se trata de familias de inmigrantes y los niños estan expuestos a más de una lengua- en los primeros años de vida también entrenan sus técnicas de aprendizaje y adquieren el conocimiento –aunque no concientemente- de cómo controlar su cuerpo desde sentarse, caminar, y más tarde hacer ejercicio y hasta bailar.

Sin embargo, todas estas tareas importantes pueden bloquearse si los niños no duermen bien, o padecen algún trastorno del sueño, que puede manifestarse desde frecuente dificultad para conciliar el sueño, mantenerse dormido o despertar por pesadillas, lo cuál es dificil detectar sobre todo en los infantes que no pueden explicar qué es lo que los está incomodando.

Cuando llega la etapa de comenzar la vida escolar, contrariamente a lo que le sucede a los adultos, los niños con falta de sueño pueden mostrarse hiperactivos, se ha comprobado que en años anteriores se diagnosticaron mal algunos pacientes que padecían de falta de sueño y el nerviosismo que ésto les producía, con enfermedades como Deficit de Atención (ADD por sus siglas en inglés).

Los expertos recomiendan una rutina de aseo de los niños después de apagar los aparatos electrónicos, ya sea television, tablets o telefonos celulares, cuyas luces brillantes son estímulos que impiden a los pequeños relajarse y dormir.

Un consejo importante que nos dan los especialistas del sueño en niños es que no coman mucho antes de ir a la cama, un estómago demasiado lleno interrumpe el sueño y tomar demasiados líquidos hace que sientan necesidad de levantarse al baño o mojan demasiado sus pañales, lo cuál redunda en menos sueño para las madres que deben levantarse a cambiarlos con más frecuencia.

Lo mismo sucede con los dulces y postres, el consumo de azúcares cerca de la hora de irse a la cama es pernicioso para los niños, porque les produce un incremento de energía a la hora en que se espera vayan bajando su nivel de actividad y se relajen en preparación par air a dormir.

Otra recomendación importante es no engancharse en juegos con los niños cuando no tienen sueño y desean seguir jugando con la persona que los está ayudando a dormir, es importante que entiendan que hay un momento para cada cosa, es parte también de comenzar a introyectar noción de límites. Y recuerde un niño que duerme es un niño sano.

Please follow and like us:
Pin Share

Recent Comments

No comments to show.
RSS
Follow by Email