Home » Padres solteros, la nueva fórmula familiar

Padres solteros, la nueva fórmula familiar

Según un estudio del Pew Research Center, el número de hogares con un solo padre se ha multiplicado por nueve desde 1960, de menos de 300.000  2.6 millones en 2011.

Desde los años 60 los movimientos sociales que tienden a la igualdad entre ciudadanos de las diversas étnias, así como entre hombres y mujeres de todas las edades, han avanzado poco a poco y han logrado cambios que pueden no ser muy notorios en sus inicios, pero que al ser permanentes y de avance sólido, se pueden detectar después de cierto tiempo.

Es el caso del ascenso de los padres solteros. Generalmente se habla de madres solteras, mujeres que son cabeza de familia por diversas circunstancias, quienes no se casaron o decidieron terminar su matrimonio y son quienes rigen el destino de sus hijos y de ellas mismas, por ser quienes generalmente los mantienen económicamente, con o sin la ayuda del padre de sus pequeños.

Sin embargo, aunque se habla poco de los padres solteros, es justamente desde los años sesenta que se viene dando un cambio en el que en con más frecuencia los padres deciden quedarse al cuidado de los hijos y los crecen sin la presencia de la madre, los mantienen económicamente –en casiones con ayuda de la progenitora- y se hacen cargo de todas sus necesidades exactamente como sucede en el caso de las madres solas.

Según un estudio del Pew Research Center, el número de hogares con un solo padre se ha multiplicado por nueve desde 1960, de menos de 300.000  2.6 millones en 2011.

En comparación, el número de hogares en madres solteras aumentó más de cuatro veces, En ese periodo de tiempo, hasta 8.6 millones en 2011, de 1.9 millones en 1960.

Dado que en el mes de junio se celebra a los padres, es oportuno hablar de quienes son cabeza de familia y por su decisión o circunstancia estan creciendo solos a sus hijos, ya sea con parejas intermitentes o sin otra relación, lo importante es que éstos casos que en el pasado se veían en muy pocas ocasiones, hoy en día se asumen como una opción más de organización familiar.

El estudio del Pew Reseach Center encontró que “entre los jefes de hogar que son padres, algunos son más propensos a ser padres solteros que otros. La paternidad única generalmente es más prevalente entre los padres más jóvenes, menos educados, más pobres y no blancos”.

 Otro dato interesante que arroja la investigación es que “alrededor del 27% de los padres menores de 30 años son padres solteros, y la mayoría de estos son personas que viven juntas. La proporción de padres solteros disminuye notablemente en las edades más avanzadas: el 16% de las personas de entre 30 y 39 años son padres solteros, y el 13% de las personas de 40 años o más. Mientras que la mayoría de los padres solteros conviven, el reverso es cierto para padres de 40 años y mayores: la mayoría de estos padres solteros no tienen cónyuge o pareja en su hogar”.

 De los padres afroamericanos dice que son los más propensos a ser jefes de hogares monoparentales, la cifra en estos casos asciende al 29% . Esta proporción cae dramáticamente al 20% entre los padres hispanos o latinos y sólo al 14% entre los padres blancos.  La prevalencia de la paternidad única está estrechamente vinculada al nivel educativo, entre más educación tiene un padre, es menos probable que dirija un hogar con un solo padre. Mientras que un cuarto (26%) de los padres que carecen de un diploma de escuela secundaria son padres solteros, la proporción cae al 22% para padres con un alto grado escolar.  Entre los padres que han cursado estudios superiores, que han asistido al College o a la Universidad, el 17% son padres solteros, y solamente el 7% de los padres con una licenciatura entran en esta categoría.  Desde luego la economía también juega un papel importante en éste fenómeno social. La investigación demuestra que “la pobreza también está relacionada con la paternidad única: más de un tercio (36%) de los padres que viven en la línea de pobreza o por debajo de ella son padres solteros. Esta proporción cae al 13% para quienes viven por encima del umbral de la pobreza. 

El estudio delPew Research Centerhace también una comparación entre los padres que encabezan hogares con dos padres casados y los padres solteros, de éstos últimos asevera que son más jóvenes, tienen menos educación formal, son menos adinerados financieramente y menos propensos a ser blancos. En este informe, los padres incluyen a hombres de 15 años o más, que son el jefes de su hogar y que dijeron vibir con sus propios hijos menores (hijos biológicos, hijastros o hijos adoptados). Los padres que viven en un hogar encabezado por otra persona quedan excluidos del análisis, al igual que los padres cuyos hijos no viven con ellos. El término ‘padre soltero’ incluye hombres en una variedad de circunstancias familiares.

Aproximadamente la mitad (52%) están separados, divorciados, viudos o nunca se casaron y viven sin una pareja que cohabite; algunos (41%) viven con una pareja no marital; y una pequeña parte (7%) están casados ​​pero viven separados de su cónyuge.

El estudio también analiza los términos de composición racial y étnica, los padres solteros cohabitantes son mucho menos propensos a ser blancos y mucho más propensos a ser hispanos. Mientras que el 61% de los padres solteros que viven sin cónyuge o pareja son blancos, esta proporción es del 49% para padres solteros cohabitados.  Y el 18% de los padres que viven sin cónyuge o pareja son hispanos, mientras que un tercio (33%) de los padres cohabitan juntos. Un cuarto (25%) de los padres que cohabitan carecen de un diploma de escuela secundaria, en comparación con el 15% de los padres sin cónyuge o pareja en la casa.

Y aunque el 22% de los padres que no tienen cónyuge o pareja tienen una licenciatura o más, la proporción de padres que cohabitan con este nivel de educación es menos de la mitad (10%). Estas diferencias educativas probablemente reflejen, en parte, la relativa juventud de los cohabitantes.  Las diferencias de edad también contribuyen a las diferencias en el bienestar financiero entre los dos grupos.

El ingreso anual medio ajustado para los padres que cohabitan es de aproximadamente $38,000 (estandarizado para un hogar de tres personas). Entre los padres que viven sin cónyuge o pareja, el ingreso medio familiar comparable es un poco más alto en $43,000. La prevalencia de la pobreza presenta una diferencia más llamativa entre los dos grupos: mientras que el 21% de los padres que viven sin cónyuge o pareja se encuentran en la pobreza, esta proporción aumenta al 30% para los padres que viven con una pareja. Es evidente que con el mayor involucramiento de las mujeres en el mercado laboral el papel de los padres haya evolucionado.

El público reconoce hoy en día su importancia no sólo como sostén de la familia, sino también como cuidadores. El análisis de los datos de uso del tiempo a largo plazo muestra que los padres están reduciendo la brecha aún considerable con las madres en la cantidad de tiempo que pasan con sus hijos. Y las encuestas de Pew Research Center encuentran que el público cree que el rol más importante de un padre es proporcionar valores a sus hijos, seguido de apoyo emocional, disciplina y apoyo de ingresos. La opinión pública atribuye aproximadamente la misma jerarquía de roles a las madres.

Las fórmulasde organización familiar están cambiando a pasos agigantados, siempre se festeja a las madres y se celebra especialemente los logros de aquellas que educan y crecen solas a sus hijos, no es para menos, es una empresa titánica, sin embargo, es importante, si se desea fomentar la equidad de género, reconocerle a los hombres que son padres solteros, su entrega y dedicación para con sus hijos, y para quienes sin educarlos solos viven siempre pendientes de su bienestar, también es importante reconocerles su esfuerzo, su presencia constante y sobre todo su amor incuestionable.

¡Feliz día del padre!

 

 

 

 

Please follow and like us:
Pin Share

Recent Comments

No comments to show.
RSS
Follow by Email